29.2 C
Monterrey
sábado, junio 15, 2024
Más

    Andrés Manuel: «nada por la fuerza» respecto a la tensión con Ecuador.

    La crisis diplomática entre México y Ecuador continúa generando tensiones, con el presidente Andrés Manuel López Obrador prometiendo una respuesta basada en la razón y el derecho en lugar de la fuerza.

    En una conferencia matutina, López Obrador aseguró que México no adoptará una postura autoritaria y buscará resolver el conflicto de manera diplomática y legal.

    El mandatario anunció que la canciller mexicana presentará nuevas pruebas del allanamiento de la Embajada mexicana en Quito ante la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), además de llevar el caso ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ). López Obrador enfatizó que México no puede quedarse callado ante un agravio como el sufrido por su embajada en Ecuador y que buscará que se actúe en consecuencia.

    La crisis entre ambos países comenzó cuando Ecuador declaró persona non grata a la embajadora mexicana en respuesta a comentarios de López Obrador sobre un asesinato y sus consecuencias electorales.

    México anunció la intención de otorgar asilo político al exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, lo que llevó a Ecuador a allanar la embajada para arrestarlo, lo que provocó la ruptura de relaciones por parte de México.

    López Obrador presentó imágenes de cámaras de seguridad que muestran escenas del allanamiento de la embajada, denunciando un «asalto autoritario». Además, acusó a Ecuador de violar el derecho internacional y pidió una respuesta contundente por parte de la comunidad internacional, criticando la postura ambigua de Estados Unidos y Canadá.

    El presidente ecuatoriano expresó disposición para resolver las diferencias, pero reiteró que la justicia no se negocia, mientras que la canciller ecuatoriana argumentó que México incumplió tratados internacionales. López Obrador, por su parte, sostuvo que no se pueden utilizar pretextos para violar el derecho de asilo y protección de una embajada.

    En medio de esta crisis, México busca respaldo internacional y una respuesta firme por parte de la CIJ para proteger los derechos diplomáticos y el derecho de asilo. El presidente mexicano advierte que el caso podría sentar un precedente peligroso si no se denuncia y resuelve con contundencia.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados