26.3 C
Monterrey
viernes, julio 12, 2024
Más

    Gentrificación: Una realidad que perdura desde los años 80’s.

    Proyectos verticales y desarrollo urbano han alimentado este fenómeno en la región.

    La gentrificación en Nuevo León no es un fenómeno reciente, sino que se remonta a las décadas de los 80 con la construcción de la Macroplaza, y perdura hasta la fecha con la edificación de proyectos verticales en la región. Este término, frecuentemente empleado en ciudades en crecimiento a nivel mundial, se refiere al proceso de transformación urbana que involucra la renovación de áreas urbanas degradadas, a menudo expulsando a los residentes de bajos ingresos para dar paso a inversiones y proyectos de mayor categoría.

    En el libro «Espacio Metropolitano Contemporáneo: Posiciones, Desafíos y Propuestas de Acción», la doctora en sociología, junto con el doctor en Ciencias Sociales, Mario Alberto Jurado Montelongo, detallan que en la zona centro de Monterrey se han erigido 12 torres de usos múltiples, combinando viviendas, comercios, oficinas y amenidades. Estos proyectos, seis de los cuales ya cuentan con residentes, se ubican principalmente cerca de las avenidas con mayor flujo vehicular.

    A pesar de los proyectos culturales de gran envergadura impulsados por el Estado en el Centro de la zona metropolitana de Monterrey, como el Festival Internacional Santa Lucía, han surgido iniciativas ciudadanas en contra de la gentrificación. Estas iniciativas reflejan un estilo de vida más auténtico y son lideradas por estudiantes, artistas y activistas que buscan contrarrestar la transformación de la zona.

    Si bien el proceso de gentrificación beneficia a personas con mayor poder adquisitivo, la población restante aún busca apropiarse del Centro a través de sus actividades cotidianas. Sin embargo, en una urbe de más de 4 millones de habitantes, el crecimiento urbano disperso y de baja densidad ha llevado a altos costos por largos traslados y falta de infraestructura en la periferia. Por ende, las políticas municipales y estatales han buscado «redensificar» las zonas céntricas para aprovechar la infraestructura ya existente, volviendo más laxos los requisitos para la promoción de la inversión inmobiliaria.

    A pesar de la segregación social y el aumento en el precio de la vivienda, uno de los factores que ha contribuido al éxito relativo de estos proyectos es la presencia de un gran número de visitantes en la ciudad, ya sea por motivos de negocios, laborales o turísticos, que buscan opciones de alojamiento más económicas que los hoteles tradicionales. Las aplicaciones virtuales como Airbnb y Booking han facilitado la búsqueda de albergues asequibles y de alta calidad, como los departamentos en desarrollos de usos mixtos, para estos turistas y visitantes temporales.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados